EL CLUB DE LOS 27

 Por: Grupo Editorial

Aunque el club de los 27 se popularizó con la muerte de JANIS, JIMMY y JIM., tres artistas de 27 años que tocaron en WOODSTOCK  y murieron durante el año y medio siguiente con nombre con la enigmática J como inicial, de allí que se incluyera al fundador de The Rolling Stones, Braim Jones, los conocedores del club señalan que el círculo inició con el llamado “el gran abuelo del rock and roll”, Robert Johnson, de quien no se realizó una autopsia y de quien se dice que la posible muerte fue por envenenamiento en el whisky, en un trago que tomó en el local “Three Forks”, en Greenwood, Mississippi, duró tres días perdido al salir  del local hasta que fue hallado muerto, la leyenda dice que Johnson nunca fue un prolijo y buen músico hasta que un día hizo un pacto con el diablo en el cruce de Highway 69 con 49, en Clarksdale, invocando en la medianoche al maligno con una pequeña oración de encantación que había aprendido de un viejo esclavo.

 

El segundo miembro que, se incluye en este CLUB, BRIAN JONES, es el legendario fundador de “The Rolling Stones”, nombre que tomó de una canción MODDY WATERS, el líder fundador junto MICK JAGGER y KEITH RICHARDS, era un multiinstrumentalista muy influyente en la primera época de la banda, pero, por sus excesos, y los alejados que estaba de la creatividad de la banda y sus grabaciones e inconvenientes con otros miembros de la banda, fue expulsado de THE ROLLING STONES, Nacido en febrero de 1942 como Lewis Brian Hopkins Jones, era conocido por incluir instrumentos extraños en la escena del Rock, y con la mítica afirmación de que era tan virtuoso que solo necesita una hora para aprender a tocar cualquier instrumento, su muerte fue inesperada, llegó como inicia la película “El crepúsculo de los Dioses” de Billy Wilder, con un cuerpo flotando sobre una piscina, el informe forense señaló “muerte accidental” y la causa fue la “inmersión en el agua bajo la influencia del alcohol y las drogas”.

El tercer miembro nació como James Marshall Hendrix, y conocido como una de los más grandes guitarristas de la historia, con el nombre JIMMY HENDRIX, el pionero de la guitarra eléctrica era uno de los músicos más innovadores y completos de la época. Se decía que Hendrix tenía la concepción de crear texturas y sensaciones sonoras naturales, con el uso de técnicas nuevas en la guitarra, instrumento que, según los críticos, “formaba parte de su cuerpo”. La muerte le sorprendería en Londres, Inglaterra, la noche del 18 de septiembre de 1970. Después de acudir a una fiesta, tomó 9 pastillas para dormir en su habitación de hotel, estando bajo el estado de alcohol, los somníferos fueron contraproducentes, desvaneciéndose y muriendo momentos después al atragantarse con su propio vomito. La leyenda señala que, su manager, quien iba a ser despedido por HENDRIX, MICHAEL JEFFERY, le había hecho tomar pastillas y grandes cantidades de bebidas alcohólicas, para provocarle la muerte y cobrar el millonario seguro que estaba a su nombre.

JANIS JOPLIN, la primera mujer que se le consideró gran estrella del Rock and Roll y el Blues, al ser la portadora de una fuerte y visceral voz para cantar, desde muy joven JANIS sabía que contaba con una voz que, la harían una leyenda del Rock; JANIS JOPLIN después de la muerte de JIMMY HENDRIX, en tono de broma dijo si hablarían de ella tanto como de JIMMY si ella muriera, sin saber que el mismo año la visitaría la muerte y sería un miembro mas del mítico club de artistas muertos a la edad de 27 años, la cita con la muerte le sorprendió el 3 de octubre de 1970, cuando se encontraba en medio de la grabación de su disco, ese día la artista grabo la parte vocal de la canción MERCEDES BENZ y se preparaba para grabar la parte vocal de “Buried alive in the blues” dos pistas que salieron en su álbum póstumo, la primera sin pista musical y la segunda solo la pista musical. JANIS no asistió a la grabación por lo que el productor y sus músico fueron al hotel a buscarla, encontrándola muerta al lado de su cama. JOPLIN fue incinerada y sus cenizas esparcidas desde un avión en el oceáno Pacífico. En su testamento, Joplin destinó 2500 dólares para realizar una fiesta en su honor en caso de su muerte, en esa fiesta se repartieron pasteles de chocolate mezclados con hachís entre los cerca de 200 asistentes que, llegaron a la peculiar celebración.

La muerte de la que circulan más leyendas y versiones, desde que fingió su muerte para escapar de los estrados judiciales en Estados Unidos hasta un homicidio, es el desaparecimiento del vocalista de The Door, JIM MORRISON, considerado uno de los cantantes más populares, influyentes y carismáticos de la historia del rock; los discos de estudio que grabó con sus compañeros Ray Manzarek, Robbie Krieger y John Densmore, seis en total, incluyen piezas musicales de antología del Rock. Nacido como James Douglas Morrison, fue compositor, cantante y escritor, fue encontrado muerto en la bañera de su apartamento del barrio de Le Marais en París, Francia, donde vivía junto a su pareja, Pamela Courson; defensor del consumo de sustancias Psicoactivas, JIM no consumía heroína, por el temor que le tenía a las agujas, y aun que su muerte estuvo rodeada de mitos, como que su cadáver nunca fue enterrado en el Père Lachaise, el famoso cementerio, hasta que su padre traslado su cuerpo a Estados Unidos, la ex de Mick Jagger, Marianne Faithfulha ha revelado que su exnovio, el traficante de drogas Jean de Breiteuil, “mató por accidente” al líder de The Doors,  “Pensé, ‘me voy a tomar unas pocas Tuinal (barbitúricos) y no voy a ir allí’. Y él (De Breiteuil) se fue a ver a Jim Morrison y lo mató. Lo que quiero decir es que estoy segura de que fue un accidente” “Pobre bastardo ¿Fue que el ‘caballo’ era demasiado fuerte? Sí. Y murió. Y yo no sabía nada sobre esto”; su tumba es el cuarto lugar más visitado por los turistas en la capital francesa, después de la Torre Eiffel, Notre Dame y el Centro Pompidou. Su epitafio en griego antiguo (“ΚΑΤΑ ΤΟΝ ΔΑΙΜΟΝΑ ΕΑΥΤΟΥ”) traduce “fiel a su propio espíritu” (o “de acuerdo con su propio demonio”).

El rumor de que no murió se debe a las leyendas urbanas de verle en las calles de París o los Ángeles y a que sus tarjetas de crédito y pasaportes aún siguen vigentes, supuestamente porque así lo especificó en un testamento poco antes. Los únicos que vieron su cuerpo fueron su novia y un médico que ya no ejercía. A lo que su compañero de banda el tecladista Ray Manzarek declaró: “Si existe un tipo capaz de escenificar su propia muerte –creando un certificado de muerte ridículo y pagando a un doctor francés– , poner un saco de ciento cincuenta libras dentro del ataúd y desaparecer a alguna parte de este planeta –África, quién sabe– ese tipo es Jim Morrison. Él sí sería capaz de llevar todo esto a buen puerto”.

Kurt Donald Cobain, es el sexto miembro del selecto club de artistas muerto a los 27 años, la crítica lo ha denominado como el último “portavoz de una generación” que tuvo la música popular. Y ciertamente no fue un epíteto exagerado. Vocalista de la banda Nirvana, fue el genio creador detrás de álbumes como “Bleach”, “In Utero” y, especialmente, “Nevermind”, el disco de estudio de grandes ventas incluiría ese furioso y emblemático himno de la generación X llamado “Smell like teen spirit”. Con problemas desde la separación de sus padres, Kurt, nunca fue un niño normal, y encontró en la música la salida a la realidad que no le gustaba, consumidor de marihuana desde muy joven, se convirtió en la voz de una generación. Sus últimos meses de vida nos muestran la crónica de una muerte anunciada, fastidiado con la fama, incapaz de soportar las presiones profesionales, Cobain mantuvo abusos de drogas y alcohol que lo llevaron casi a la muerte, el último de ellos en Roma, cuando su esposa la encontró desmayado en la habitación del hotel sangrando por la nariz, él recibió atención médica y después de unos días regreso a Seattle, negándose a entrar en rehabilitación, Kurt fue descubierto en una habitación encima de su garaje por Gary Smith, un empleado que había llegado a la casa para instalar un sistema eléctrico de seguridad. “Cuando vi el cadáver pensé que era un maniquí”, dijo Smith a la policía, agregando que no había notado signos visibles de traumatismo, y al principio creyó que el cantante estaba dormido. Smith también encontró en un jarrón de flores lo que parecía ser una nota de suicidio.

Aunque los conocedores no la incluyen en todas las versiones del club de la 27, el último miembro es  Amy Jade Winehouse, la extravagante cantante y compositora británica de soul rock que destacó por sus tatuajes, su peinado beehive (o panal de abeja) y su inconfundible contralto, registro vocal que la crítica musical describió como acústicamente poderoso y capaz de expresar las más profundas emociones, a la par de sus logros artísticos, la cantante también comenzó a aparecer en la prensa debido a sus constantes problemas legales y, especialmente, a su adicción a las drogas y el alcohol. En junio del 2011, de hecho, Amy realizó en Belgrado, Serbia, un concierto que fue catalogado por sus propios seguidores como “el peor concierto jamás visto”, al encontrarse en el escenario completamente ebria. Las críticas fueron tan furibundas que la artista canceló el resto de las presentaciones. El 23 de julio de 2011 la artista de 27 años fue encontrada muerta en su departamento de Londres, después de sufrir un colapso alcohólico. Según la autopsia, Winehouse falleció después de ingerir una cantidad muy excesiva de alcohol.

 

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *