FRENTE UNICO POR LA PAZ Y LA DEMOCRACIA PARA DERROTAR AL FRENTE ÚNICO DE LA CORRUPCIÓN

Por: José Arnulfo Bayona.

Miembro de la RED SOCIALISTA

En menos de 24 horas de conocidos los resultados de la primera vuelta, la estampida de los partidos Liberal y conservador, seguidos de sus derivaciones, Cambio Radical y el Partido de la U, para llegar lo más pronto posible a la sede de Álvaro Uribe, virtual ganador en cuerpo de su marioneta Iván Duque, fue sensacional. En fila india y con el rabo entre las piernas, entraron atropellados por la puerta de atrás, verdaderos émulos del narcotraficante JOB cuando, autorizado por Uribe, entró por el sótano a la “casa de Nari” a urdir montajes contra un magistrado que investigaba la corrupción presidencial, para anunciar, o mejor, reiterar el apoyo “incondicional” a su candidatura para la segunda vuelta. En verdad fueron a hacer público lo que ya habían hecho en secreto para la primera vuelta, después de traicionar, a sus candidatos Humberto de la Calle y Germán Vargas Lleras.

Quedaron presos del pánico por la avalancha de votos por los candidatos alternativos, contra la corrupción, el narcotráfico, la parapolítica, la violencia, el terrorismo de estado, el pésimo modelo de salud, la pobreza, la miseria, los salarios de hambre, la gran minería, los asesinatos de líderes y lideresas sociales, el enriquecimiento ilícito de parlamentarios, gobernantes y empresarios, el despojo de tierras a los campesinos, el desplazamiento forzado y los privilegios de la acumulación de riquezas que les proporciona la aplicación a raja tabla del modelo neoliberal y el ejercicio hegemónico del poder de las clases dominantes y sus financiadores, dueños del capital nacional y extranjero.

El culillo los hizo renunciar rapidito a las diferencias y las divisiones en el frente burgués, se tuvieron que tragar sus ofensas y sus mutuas acusaciones de “Uribe Mentiroso” que vociferaba Cesar Gaviria, “Uribe paramilitar” que declaraba furioso Pastrana, guerrerista, enemigo de la paz, y otros tantos epítetos, o las de “van a entregar el país a las Farc y al castro-chavismo” que les respondía el patrón y corrieron presurosos a conformar en tiempo record el Frente Único de la Corrupción, para defender los intereses que les son comunes. Se les acabó el tiempo de disputas entre pandillas de las clases ricas para hacerse al control del poder y las finanzas públicas.

A este frente, con toda seguridad, concurrieron los gremios económicos, ANIF, ANDI, FENALCO, el Sindicato Antioqueño, ganaderos, arroceros, terratenientes, azucareros, los Sarmiento Angulo, Ardila Lule, los medios masivos de comunicación, en fin, no falta uno solo, ahí están todos los que son y son todos los que están, agrupados en un solo partido, para defenderse de la catástrofe que amenaza su poder político y sus intereses económicos. La amenaza no es solo el candidato que pasó a la segunda vuelta, sino el tsunami insurgente de la ciudadanía libre, que decidió votar libre de las ataduras de la corrupción, el clientelismo, el fraude y el miedo; el terror que les produjo la friolera de más de once millones de votos por la paz y los diez millones de votos por los candidatos anti corrupción, que son muchos más que los votos obtenidos por Duque y Vargas Lleras. No debe haber dudas de que Gustavo Petro en la segunda vuelta, es quien representa esta nueva insurgencia ciudadana. La Oligarquía lo tiene claro y por eso conformó el frente de todos contra el candidato que los confrontó en las plazas públicas atestadas de indignados/as ciudadanos/as hasta las banderas.

La pelea está casada, pero es sin duda una lucha desigual. En el bando de los señores de la guerra y la corrupción estará el Frente Único de la Corrupción, que cuenta con 2.700.000 votos de ventaja, además de la adhesión de Vargas Lleras, que se sumó a las filas del expresidente Uribe, sin importar que lo hubiese acusado de aliado de los paramilitares del Llano y de ser el mas untado de la mermelada oficial, probablemente con el aval del Presidente Santos.

Este frente liderado por El Gran Hermano, cuenta con la inconmensurable maquinaria económica y clientelista, cargada de puestos públicos y contratos, el gigantesco aparato publicitario de multimillonarios que controlan los medios de comunicación, el fanatismo y el odio sembrado entre sus seguidores, la compra de votos y la Registraduría que no vacilará en recurrir al fraude si los votos no les alcanzan para mantenerse en el gobierno. El fraude en la primera vuelta es cada día más evidente, crecen y crecen las denuncias ante un fiscal de espectáculo, que sale en las pantallas de TV, para anunciar cínicamente que hubo gran fraude, que solo será destapado después de la segunda vuelta. Es un frente sin hígados y sin escrúpulos, que adoptó la consigna del todo vale; además, seguramente contará con el aval de la embajada de los Estados Unidos.

En el bando del voto libre están los diez millones ciudadanos y ciudadanas emancipados, que no vendieron el voto y decidieron votar por la paz, la democracia, la transparencia, la inclusión social y la vida digna, que respaldaron las candidaturas de la Alianza Colombia, la Colombia Humana y Humberto de La calle. Ellos son las clases trabajadoras, las clases medias empobrecidas, las comunidades indígenas que luchan por la defensa del territorio y la dignidad, las comunidades negras que se sacudieron del yugo de la miseria, la exclusión, la opresión y la violencia del estado y las bandas paramilitares, las mujeres víctimas de la violencia sexual y el feminicidio, las víctimas de la guerra y el terrorismo de estado, las juventudes que luchan por educación universitaria pública gratuita y de calidad, los intelectuales y académicos comprometidos con las luchas libertarias, la democracia y los Derechos Humanos, la mayoría de sectores LGBTI, los grupos y movimientos políticos de las izquierdas; en fin, los oprimidos, los explotados, los excluidos, los humillados y los ofendidos; son todos/as los llamados a conformar el Frente Único de los de abajo, que agrupe la inmensa mayoría del pueblo colombiano. Su única arma será su independencia, su indignación y su decisión de luchar por el cambio democrático que hoy ofrece el programa de la Colombia Humana.

Mientras al frente de las corruptas oligarquías en el poder acuden presurosos políticos y tecno-burócratas de todos los pelambres, a costa incluso de abandonar los acuerdos de paz que ya no les interesan, en el frente anticorrupción y de defensores de la paz hay desertores.

El candidato Sergio Fajardo, que con su discurso por la paz, la unidad y contra la corrupción obtuvo más de 4.5 millones de votos, anunció que votaría en blanco. argumentando que no le gustan los extremos representados en el que dijo Uribe y el de la Colombia humana. Primó en él su egocentrismo, sin importarle que la parte de la ciudadanía libre que votó por él lo hizo por su propuesta y no simplemente por sus buenas maneras, no le importó que el Candidato que pasó a la segunda vuelta agitaba, en lo fundamental, las mismas banderas. Le faltó grandeza, pero no se podía esperar más de un personaje que, otrora profesor de una prestigiosa universidad en Bogotá, escribió artículo expresando admiración por el entonces presidente Álvaro Uribe al que calificó de “honesto”. A la sazón, que mejor que restarle votos al candidato Gustavo Petro para darle la ayuda disfrazada de blanco a su admirado expresidente.

Por su parte, el Polo Democrático, por voto de la mayoría de su Dirección Nacional, decidió apoyar al candidato progresista. Pero, el Senador Jorge Robledo con su sectario grupo MOIR, también decidió votar en blanco, se supone que por los ácidos enfrentamientos con el candidato cuando ambos formaban parte del Polo, con ocasión del escándalo del saqueo de los dineros públicos de Bogotá, por parte de Samuel Moreno y sus aliados de la derecha en el Concejo Distrital. En ese entonces, la razón estaba del lado de quien denunció al corrupto alcalde y sus cómplices; denuncia que lo catapultó a la alcaldía de la Ciudad Capital. Robledo y su grupo maoísta-estalinista, echaron al cesto de la basura el centralismo democrático que dicen haber practicado por más de 40 años, para terminar haciéndole el favor a Uribe.

El famoso NI NI de Fajardo y Robledo, será registrado por la historia como: Ni por la Paz Ni contra la guerra; Ni por la educación, Ni por la salud, Ni contra la corrupción Ni por la justicia; Ni por la democracia Ni por el pueblo.

Las mayorías del Partido Verde, han adoptado declaración de adhesión al candidato alternativo de la segunda vuelta. Pero a renglón seguido, manifiestan que dejan en libertad a sus electores que decidan votar en blanco; al tiempo que desautorizan cualquier voto por el cuerpo ajeno de Uribe. Ambigua decisión por decir lo menos, pues con el argumento, en este caso simple, de que el voto es libre, no deberían renunciar a educar sus electores/as para que mantengan la independencia de su voto anticorrupción, por el cambio y por la paz. Creo que en la ambigüedad de la declaración de los verdes se alberga algo de inconsecuencia frente al grave riesgo de retorno al pasado que representa el candidato de la extrema derecha. A la postre, también terminan favoreciendo al candidato vetado.

Hay que resaltar que la presurosa conformación del frente único de la corrupción, no logrará recuperarse fácilmente del golpe que les propinó el voto de castigo depositado por la ciudadanía emancipada de la coyunda clientelista; serán pocos los votos que se deslicen de este frente hacia el candidato derechista ahora rodeado de corruptos por todas partes. En cambio son muchos los sectores del partido liberal y de los otros partidos, tanto dirigentes como electores, que en rechazo a la adhesión inconsulta, hecha por los jefes del clientelismo y conscientes del peligro que representa Uribe, vienen anunciando su voto por el Candidato Gustavo Petro. Otros dicen que votarán en blanco, que en este caso le restarán votos al Uribismo. Ejemplar la decisión del columnista Antonio Caballero al hacer público que no le gusta Petro pero que votará por él contra Uribe, porque representa el mayor y más grave peligro que representa para el país la paz y la democracia, el retorno a la tiranía del oscuro expresidente, .

Guardo mis reservas, con todo respeto, por la actitud de nuestro candidato para la segunda vuelta, al morigerar su discurso y su programa de democracia radical o del siglo XXI, con el cual había despertado el entusiasmo y el espíritu de lucha entre ciudadanos y ciudadanas, sobre todo jóvenes, letrados y urbanos, que llenaron hasta las banderas las plazas públicas, tanto para escuchar su encendida oratoria, como para anunciarle su respaldo en las urnas, para acercarse a los sectores de derecha y del centro, sobre quienes pesó más la difamación y el desprestigio personal contra el candidato, que la justeza del programa ofrecido en la campaña.

Así mismo, por los acercamientos y ofrecimientos a los integrantes de la “Alianza Colombia” en negociaciones a puerta cerrada, que probablemente generarán desconcierto y desánimo, ojalá esté equivocado, entre sectores de izquierda, de la juventud y de sectores sociales que adhirieron incondicionalmente a su campaña. La propuesta de gobernabilidad ha debido hacerse manteniendo la campaña en las calles, método que catapultó su candidatura y convocó compromiso ya solidaridad de las multitudes levantiscas e inconformes.

Vencer al frente único de la extrema derecha y la derecha, y su descomunal aparato de corrupción, clientelismo y violencia será difícil, pero no es una utopía. Ellos tampoco la tienen fácil.

Posdata: Hoy 8 de Junio, en acto público en el atrio del simbólico templo del Voto Nacional en Bogotá, acompañados por cientos de seguidores/as, Gustavo Petro recibió la adhesión de Antanas Mokus y Claudia López, antes lo habían hecho Angélica Lozano y el resto de parlamentarios y dirigentes del Partido Verde, con lo cual el 100% de su dirigencia apoya su candidatura y acrecientan la posibilidad de alcanzar el triunfo y propinar así una derrota histórica a la clase política corrupta que ha dominado al país en los últimos doscientos años. Como dijo Petro y lo reiteró Claudia López “Estamos a una X de lograrlo el próximo 17 de junio”.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *