JACK EL DESTRIPADOR: LA “HISTORIA JAMÁS CONTADA” DE LAS 5 VÍCTIMAS DEL FAMOSO ASESINO (Y POR QUÉ SE DIJO QUE TODAS ERAN PROSTITUTAS)

Por Lucía Blasco

HayFestivalArequipa@BBCMundo

Polly, Annie, Elisabeth, Catherine y Mary Jane nunca se conocieron, pero su trágica muerte las haría pasar a la historia como las “víctimas canónicas” de Jack el Destripador.

Murieron en 1888, en la oscuridad de la noche, en las mugrientas calles de Whitechapel del East End londinense.

Era la zona más marginal de la ciudad. El asesino les cortó la garganta y mutiló sus cadáveres con una violencia que escandalizó al mundo entero.

Nunca se conoció su identidad, por eso la leyenda en torno a su figura continúa alimentando todo tipo de teorías.

Una de ellas, dice la historiadora británica Hallie Rubenhold, es el falso mito del “asesino de prostitutas”.

En su libro The Five: The Untold Lives of the Women Killed by Jack the Ripper (“Las cinco: las vidas jamás contadas de las mujeres asesinadas por Jack el Destripador”) Rubenhold expone que solo dos de ellas (Mary Jane Kelly y Elisabeth Stride) eran prostitutas, al contrario de lo que suele contarse.

Es la primera biografía completa de las víctimas canónicas del Destripador.

No hay constancia alguna, explica la académica, de que las otras tres víctimas fueran trabajadoras sexuales.

Pero hasta ahora nadie se había detenido a investigarlo.

“Muchos trataron de averiguar dónde estuvieron las víctimas para obtener datos que les llevaran a saber quién era Jack el Destripador, pero nadie se paró a pensar quiénes eran estas mujeres, cómo era su vida”, le dice la historiadora a BBC Mundo.

Los prejuicios de la época hacia las mujeres, sobre todo si dormían en la calle, promovieron una leyenda que, según Rubenhold, a muchos les interesa mantener.

“Tan pronto como sus cuerpos fueron hallados en aquellos callejones, la policía asumió que eran prostitutas y que fueron asesinadas por un demente que les sedujo hacia esos lugares para tener sexo”, explica ella.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *