PRESIDENTE DEL SENADO SUGIERE AMPLIAR PERIODO DE DUQUE

Artículo Colprensa

Un nuevo elemento a la discusión sobre la propuesta de unificar las elecciones presidenciales con las de los mandatarios regionales y locales lanzó el presidente del Congreso, Ernesto Macías.

En su cuenta de Twitter, el dirigente político escribió: “Para la discusión: periodos de gobierno en Colombia de cinco años. Y para unificarlos, correr elecciones presidenciales un año; es decir, en 2023 se harían elecciones separadas (mayo y octubre) de Presidente y regionales”.

La iniciativa suscitó múltiples reacciones, a favor y en contra, en la red social, aunque Macías no precisó si incluirá su idea en el proyecto legislativo que hace trámite en el Congreso.

Unificación en la mira

Valga recordar que la Misión de Observación Electoral (MOE) manifestó su preocupación sobre el proyecto de unificación de periodos de mandatarios locales con los nacionales, que cursa en el Congreso, y que ya tuvo aprobación en el primero de ocho debates.

Según la MOE, la ampliación de los periodos defrauda la confianza de los electores que votaron por sus representantes locales para que ejercieran por cuatro años y no seis. Además, señala la entidad, es una propuesta inconveniente en términos presupuestales, teniendo en cuenta que, para la fecha en que el acto legislativo sea aprobado en el Congreso, a mediados del año entrante, ya se habrán firmado todos los contratos necesarios para organizar las elecciones de 2019.

Alejandra Barrios, directora de la MOE, indicó que existen riesgos con la unificación de periodos como el de establecer un sistema en el que “el que gana se lleva todo”, que tienden a ser sistemas de mayorías, cerrando el camino a opciones minoritarias o de oposición.

“Por regla general, la elección de autoridades locales y nacionales en años diferentes permite que, de una elección a otra, las fuerzas políticas se reacomoden y ajusten sus agendas, con el objetivo de enfrentar la nueva contienda electoral. La propuesta de la reforma política en trámite apuesta por un sistema político cerrado, en el que las fuerzas más consolidadas ganan tanto a nivel nacional como local, minimizando así las posibilidades de alternativas minoritarias”, agrega Barrios.

Otro riesgo que señala la MOE es que la propuesta puede afectar la autonomía territorial, debido a que las campañas a la Presidencia, Alcaldías y Gobernaciones serían simultáneas, las agendas presupuestales y políticas nacionales terminarían consumiendo las agendas locales.

También se advierte riesgo a de gobernabilidad de los comicios, bajo el argumento que sin una institucionalidad robusta, capaz de controlar las irregularidades en materia de inhabilidades de candidatos, financiación y publicidad, lo único que va a lograr la unificación de calendarios electorales es aumentar problemas que ya existen.

Reforma política

La MOE también se mostró preocupada por el proyecto de reforma política que se tramita en el Congreso de la República en relación al artículo que permite dividir los partidos políticos que actualmente hay en el Congreso.

Barrios explicó que de los 16 partidos políticos que existen hoy en el Congreso podríamos pasar a 81, generando una crisis de atomización política que ya vivimos en los años 90 y atentando contra el principio democrático.

Sin embargo, la MOE resaltó las disposiciones que contribuyen a fortalecer la transparencia del sistema político y electoral, como la creación de un Tribunal Electoral, las listas cerradas para las corporaciones públicas, la implementación progresiva de la equidad de género y la limitación de períodos en las corporaciones públicas.

En ese contexto, vale la pena anotar que esta semana será clave en el Congreso de la República para los proyectos de reforma política y el de bajarle los sueldos a los congresistas y altos funcionarios del Estado.

La propuesta de reforma política llega a plenaria de Senado con importantes avances en temas como la lista cerrada, la eliminación del Consejo Nacional Electoral, la financiación estatal de las campañas, el fortalecimiento de los partidos para su funcionamiento y la equidad para las mujeres en la participación en la política.

Se espera que en esta nueva discusión se reabra el debate en temas álgidos como que la cabeza de listas cerradas para el Senado sea el mismo candidato presidencial, la unificación de los periodos, la aplicación de la segunda vuelta en ciudades capitales y gobernaciones, y el voto de los jóvenes a partir de los 16 años.

El proyecto también llega en medio de la reciente polémica que se ha generado porque en uno de sus artículos se estaría abriendo la posibilidad de que miembros de una colectividad puedan irse otra sin ser sancionados por doble militancia.

A la Comisión Primera de Senado llegará el proyecto de ley por medio del cual se reforma la Constitución Política de Colombia en lo relativo a la remuneración de los miembros del Congreso de la República.

El proyecto, que tendrá su primer debate llega con consensos y consideraciones alrededor del mismo, luego de una larga discusión en la mesa técnica anticorrupción donde participaron todos los partidos y el Gobierno Nacional.

El consenso inicial consiste en que a los congresistas, que ganan cerca de 40 salarios mínimos se les congelará el sueldo hasta 2022, cuando inicia la próxima legislatura. Y, a partir de esta fecha, no podrán ganar más de 25 salarios mínimos.

Esto también aplicaría para todos los funcionarios públicos que ganen cerca de 40 salarios mínimos, como los magistrados de las cortes, con la diferencia de que la reducción se haría de acuerdo a la fecha en la que termine cada periodo.

Sin embargo, al interior del Congreso, se siguen levantado voces en contra de dicha propuesta y se espera que estos argumentos sean expuestos durante el debate.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *