¿QUÉ HACER AHORA?

 

 

victor-orielson-leon-parada-revistadossier-com-co 

 

Por: Víctor Orielson León Parada

Abogado y Catedrático en Derecho Penal, 

 

 

En el 2017, dentro del país nacional, Colombia, quedamos a la deriva y en medio de aguas turbulentas y borrascosas que agitan nuestro infortunio y nos provoca, por el mareo, un fuerte vómito. Entregadas las FARC y luego los Elenos al sistema opresor que nos gobierna por más de 200 años, solo queda una posibilidad: en rumores, se escucha en los mentideros y pasillos de las calles ciegas y abiertas y avenidas, que ya existe una muchachada joven y vigorosa que están pensando en asumir esta lucha, de nunca parar, los viejos de 30 o 40 años, todos mantienen chateando con novias y novios virtuales, y en hablar con desconocidos fanáticos del Real Madrid, ya no se preocupan por saber nada de esto, hablo de la horrible corrupción, es más, conviven con ella, y son tan entregados y sumisos, que hasta compran los diarios como El Tiempo y el Espectador, además, leen SEMANA, y miran los telenoticieros de RCN y Caracol, a más de, ya se sienten muy viejos para tomar el fusil y pelear, reclamar por lo justo

En estos momentos, cuando un país como Venezuela, nación que es la única esfera nacional que está enarbolando las banderas de la dignidad nacional latinoamericana, para zafarse y sacudirse del omnímodo yugo de poder de los que por siempre han explotado estas riquezas de nuestros suelos, tan sólo para beneficio de unos cuantos nacionales y sobre todo, para yantar los voraces apetitos de los dueños de las multinacionales del petróleo, la industria del consumo, las farmacéuticas; todo por el afán de destruir el bioequilibrio del planeta (les vale un culo) con el tan solo propósito de llenar los bolsillos de sus calzones (bancos y corporaciones financieras) y que sus apetitos desmedidos, que no les alcanzan ni tan siquiera para tragarse de todo lo que se roban y saquean; de seguro se comen una camionada de caviares, valga lo que valga, pero que en su estrecho estómago (el estómago es un órgano mucho más pequeño que sus voracidades) no les alcanza para recibir una cucharada más de diamantes y oros; mientras, el puto pueblo se muere de física hambre, como es el caso de los ancianos expósitos golpeados por los bizarros verdes y de los niños en la Guajira, cuyos recursos de inversión social se los llevaron unos miserables como el ÑOÑO, el KIKE, la Oneida, el Pretelt, la Ramírez, el Duque, el Lafaurie, el Ordoñez, el mocho Vargas, el Popeye y un grupito de etcéteras que actúan en bandola repartida, como una tolda de jauría de lobos hambrientos de “poder, robar”, y que están en un partido político, y en otros disfrazados, allí, escondidos y agazapados para, en cualquier momento, saltar y trincar el diente y sus garras, en sus víctimas (los presupuestos del erario público), y que se hacen llamar olímpicamente, como: Centro Democrático o Cambio Radical, Partido Conservador o Partido de la U, y ellos, en su mayoría, todos tienen cuentas pendientes con la justicia nacional e internacional, algunos otros escapados, fugitivos otros, aquellos ya asegurados, pero no como testigos de ocasión, sino como desfalcadores del erario nacional.

Uno de ellos, el conocido con el alias del “mocho y negrero coscorronero, Vargas”, por ejemplo, fundó un partido político, lo corrompió y lo utilizó para lavar sus fechorías y es tanta la desfachatez, que ahora, en su “dignidad” de padre pulcro, lo desconoció, ahora lo mira como a hijo regañado, como se mira a un hijo bastardo y mestizo; en este momento prefirió disque salir a conseguir (comprar) firmas, que su nominado y palanqueado funcionario registrador, las aumentará hasta por cien mil cada una, para así obtener fraudulentamente el resultado que buscan.

Para convalidar la estafa, invitan a “egregios” personajes, trúhanes y vende patrias, mafiosos llamados internacionalmente como “la rosquilla de mierda”, personajes tales como Felipe Gonzalez, Zapatero, Aznar, Bill Clinton, Vicente Fox, Quiroga, Chinchilla, Almagro, Pastrana y otros no menos hampones, para que estos majos les “den fe del voto real del sufragio”, “puro” e “idóneo” y exhiban en los medios fariseos de la canalla hambrienta del prepago, la pulcritud de la elección de su candidato ¡Todo lo compran! ¿Qué piensa usted de todo esto? ¡Bah, lo mejor es no pensar, y si actuar!; la acción directa e inmediata, sencilla, toda democrática, es: ¡¡¡¡¡No votar por esta ralea de hampones y desfalcadores de nuestros impuestos!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *