JUEZ DE SANTANDER SE BASÓ EN TESTIMONIO DE UN BRUJO PARA EMITIR CONDENA

Por Grupo Editorial Dossier

Después de pasar un año y cinco meses privado de la libertad en la cárcel de Berlín del municipio de Socorro, Mauricio Pico Parada, un agricultor de Coromoro, retoma nuevamente su libertad.

Mauricio Ortegón Gualteros, abogado defensor de Pico Parada, contó lo que para él fue un error de la justicia. 

“Dentro de un proceso que se llevó a cabo delante del juez segundo penal de circuito de San Gil, por un homicidio de hace 8 años en Coromoro, mi cliente fue condenado a 40 años de prisión por homicidio agravado, hurto calificado y agravado, y porte de armas de fuego”.

El abogado afirmó que en el juicio donde privaron de la libertad a Pico Parada, el juez tomó como prueba las declaraciones de un ‘brujo’ que contrató la familia de la víctima, el cual predijo que había visto en visiones que Pico era el perpetrador de este cirmen.

Así también  las declaraciones de una vecina de la vereda vereda Santa Clara, corregimiento Cincelada, (lugar donde sucedieron los hechos), quien afirmaba que estando a dos cuadras de distancia, había escuchado cómo Pico Parada amenazaba de muerte al occiso.

Ayer, se llevó a cabo por parte de la sala penal del Tribunal Superior de San Gil, una audiencia de lectura de fallo, presidida por la magistrada María Teresa García Santamaría, quien manifestó “No se puede aseverar la inocencia de Mauricio Pico Parada, pero es también patente que las pruebas presentadas por la Fiscalía no son sólidas, por lo tanto, no se puede condenar a un inocente”, ordenando la libertad inmediata del acusado Pico Parada.

El abogado defensor, afirmó que en estos casos, es casi imposible poder recobrar la vida que la persona tenía, porque para la sociedad, esa persona “ya es tachada de haber cometido el delido y no hay nada que cambie eso”.

“Nada va a poder reparar lo que pasé”

Con lágrimas, Mauricio Pico Parada dijo que lo condenaron injustamente.

“Yo sé que nada va a poder reparar el tiempo que duré en Berlín, donde ya me habían condenado a 40 años, privado de mi libertad”. 

Mauricio recordó que viene de una familia humilde y siempre se ha desempeñado como agricultor. 

Tiene cuatro hijos y uno de ellos sufre microcefalia.

El hombre anunció que entablará una demanda de reparación contra el Estado. 

@Colprensa Agencia de noticias de Colombia.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *